Bien, si acabas de empezar a jugar al pádel, te vamos a ahorrar esos momentos incómodos de no entender nada con un pequeño glosario de los golpes de pádel básicos que debes conocer.

Golpes básicos del pádel: el saque, el drive y el revés

El saque

El saque de pádel inicia el juego. Normalmente se suele orientar hacia la pared lateral y, aunque cada jugador dispone de dos oportunidades de saque, se recomienda tan solo emplear una para ahorrar tiempo al juego.

Según la normativa, el jugador debe situarse tras la línea de saque, botar la bola una vez y golpearla antes de que esta sobrepase la cintura. 

Una recomendación: con el saque, nuestro objetivo es poner la pelota en juego, posicionarnos tranquilamente en la red y tomar la iniciativa. No es aconsejable imprimir demasiada fuerza al saque, ya que cuando más rápido vaya todo, antes volverá la bola y menos tiempo tendremos para posicionarnos bien en la red, por lo que tenemos una alta probabilidad de fallar el siguiente golpe.

El drive y el revés

A menudo, los golpes más básicos de pádel son a los que prestamos menos atención. Sin embargo, al ser los que más utilizaremos durante el juego, deberíamos tenerlos perfectamente controlados en técnica.

Drive o golpe de derecha

El drive se ejecuta desde una posición de espera. A partir de ahí, llevaremos la pala hacia atrás, dejando el codo ligeramente flexionado. Pivotando sobre uno de nuestros pies y con el cuerpo posicionado de forma perpendicular a la red, golpearemos la bola y transferiremos el peso de nuestro cuerpo desde el pie trasero al delantero. La pala deberá seguir la dirección del golpe y luego regresar a la posición de espera.

El revés

Para realizarlo, se debe agarrar la pala en modo “empuñadura continental” (como si fuese un martillo), llevarla hacia atrás a la vez que se gira el cuerpo 180º y mantenerla, con el brazo estirado, apuntando a la pared. Al girar el tronco, tu peso descansará sobre el pie derecho (en caso de que seas diestro), que quedará ligeramente adelantado al izquierdo a la hora de golpear la bola.

Una recomendación para ambos golpes:  la terminación no debe ser demasiado pronunciada, ya que queremos tener el suficiente tiempo para volver a la posición de espera, sin prisas. Por otro lado, no te olvides de dar pequeños pasos laterales para posicionarte bien con respecto a la bola y poder recepcionarla en condiciones.

La volea

La volea es el golpe que se realiza en la red y sin que bote la pelota. Se trata de uno de los golpes clave para desconcertar al contrario y uno de los que más puntos consigue. Para ello, necesitamos ganar la red, siempre que sea posible y evitar que nos saquen de ella.

Una recomendación: Al tener a los contrincantes muy cerca y tener que recepcionar la bola enseguida, se trata de un golpe de preparación corta. Evita llevar la pala demasiado atrás para prepararte y concéntrate en golpear la bola, delante. 

El globo

A pesar de que, a menudo, se infravalora este golpe a nivel amateur, se trata de una muy buena jugada para conseguir que los contrincantes pierdan la red y darnos tiempo a nosotros a ganarla. 

Colocando la pala mirando hacia el cielo, como si sujetásemos una bandeja, nos colocamos en posición semiflexionada de rodillas y acompañamos a la bola hacia arriba con un golpe.

Una recomendación: intenta evitar recepcionar la bola desde una posición erguida. No te permitirá acompañarla y darle el ritmo que necesita el golpe.

La bandeja

El golpe de contención por excelencia. Recurriremos a él cuando la bola no nos quede fácil y tengamos que decidir rápido. Se trata de una forma de golpear la bola sin perder la posición y a expensas de que nos llegue otra más sencilla o estemos mejor posicionados. Al final, es la solución perfecta frente a globos medios por parte del contrario, que te dejan indeciso frente a tu próximo movimiento.

El golpe se realiza con la pala hacia arriba, como si sujetásemos una bandeja y se golpea a una altura media, hacia el frente.

Una recomendación: no es necesario imprimir demasiada fuerza en el golpe. Recuerda que sirve, principalmente, para evitar la indecisión frente a bolas de media altura y no perder la posición.

Salidas de pared

El pádel aporta dinamismo al juego, en gran parte, gracias a sus paredes. Estas nos ofrecen una “segunda oportunidad” y mantienen la diversión y tensión durante más tiempo. Bien, hay que estar preparados para acompañar a las salidas de pared adecuadamente. Para eso, debemos posicionarnos de tal manera que estemos cómodos y podamos acompañar la bola, dependiente del tipo de salida de pared y la altura del rebote. Para entender mejor su realización, podemos ver el vídeo del canal de Paquito Navarro, donde explica la importancia del posicionamiento paralelo a la red, en caso de que la bola rebote sobre tu pared de fondo.

Chiquita

Se podría considerar un golpe contrario al globo, aunque con el mismo propósito de restarle red a la pareja contraria. En esta ocasión, el golpe consiste en agacharnos bien y golpear despacio, con el objetivo de que la bola bote en los pies del contrincante situado en la red. 

Una recomendación: si consigues dominar el golpe y rápidamente subir a la red, el resultado será que el contrincante levante la bola y te veas con ventaja para ganar el punto. No obstante, se trata de un golpe de alto nivel, por el control y capacidad de estrategia que conlleva. Dale tiempo antes de poder dominarlo.

La contrapared

Seguro que ya te has encontrado alguna vez con alguna bola difícil de enviar de vuelta a la red. Para solucionar estas situaciones, se recurre a menudo a la contrapared. Como su propio nombre indica, este golpe consiste en golpear a la pared para devolver la bola.

Una recomendación: si no se ejecuta bien, puedes estar regalándole la bola a la pareja contraria. Intenta golpearla lo más alto posible para tener tiempo de recuperarte y posicionarte correctamente frente a un ataque.

Remate o Smash

El remate en pádel es el único gesto que tiene como mera intención finalizar el punto. Por eso, es clave realizarlo correctamente y dejar a la dupla contraria sin posibilidades de recuperar la pelota.

Una recomendación: intenta golpear desde lo más alto posible, extendiendo el brazo por completo y dejando la pala por encima de la cabeza. Eso sí, recuerda que abusar de golpes a esta altura, puede incurrir en lesiones del manguito rotador. Úsalo en su medida.

La víbora

Uno de los golpes técnicos más difíciles de ejecutar exitosamente, que se orienta, definitivamente, para jugadores de muy alto nivel. Muy similar a la bandeja en posición de la pala y sobre la pista, la víbora se ejecutará de lado completamente para imprimir un efecto lateral que, esperemos, acabe por definir el punto .

Una recomendación: intenta enfocar la bola hacia las esquinas, buscando un rebote tan pequeño que la pareja contraria no tenga tiempo para reaccionar antes de que la bola caiga de nuevo.

Patricia Charro Herrera

Periodista y consultora de comunicación. Colaboradora en Padelhit by Bela y El País Retina.
Patricia Charro Herrera

Últimas entradas por Patricia Charro Herrera (ver todas)